IMG_20190507_110835833

Profesoras denuncian supuesto “acoso laboral” y destinación ilegal

0 448

Linares.- Las profesoras Blanca Araneda Hidalgo, Lilian Carrera Pérez y Violeta Olate Formas presentaron una denuncia por “acoso laboral” y destinación ilegal contra el Departamento de Administración de Educación Municipal (DAEM) de la ciudad de Linares.

Representadas por la abogada Carolina Olivares acudieron a los tribunales laborales de esta ciudad con la finalidad que se indague una indemnización de perjuicios y tutela de derechos fundamentales.

De acuerdo a la jurista se han producido una serie de actos arbitrarios en contra de las demandantes lo que ha afectado su salud y prestigio. “Ellas fueron notificadas verbalmente y posteriormente por escrito que debían dejar sus labores en la escuela Pedro Aguirre Cerda y asumir funciones en otros establecimientos. Blanca Araneda a la escuela Isabel Riquelme y Lilian Carrera al Colegio Margot Loyola Palacios. Violeta Olate dejó de ser la coordinadora del área de integración y se estableció que permanecería en la unidad educativa. Para nosotros aquí hay un acoso laboral y una destinación ilegal dado que este tipo de derivaciones de personal se hacen de manera justificada y cuando existe una indagación con falta grave contra un docente. En este caso son profesoras muy bien evaluadas, intachables, queridas por sus alumnos y comunidad educativa, y no hay ningún sumario contra ellas. Esto ha significado un daño moral y un grave problema de salud mental dado que las tres se encuentran con licencia médica por parte de la Mutual de Seguridad”, relató.

Olivares dijo el objetivo de la demanda es que la justicia laboral ponga fin a este acto discriminatorio, lo que significa en dejar sin efecto la destinación y se restituya el grado de coordinadora de una de ellas. Además estamos pidiendo una indemnización por daño moral.

Las maestras eran parte del Programa de Integración de la escuela “Pedro Aguirre Ceda” y la notificación fue formalizada por los funcionarios del DAEM de Linares, Francisco Parra y Gabriela González.

La profesora Blanca Aravena-visiblemente afectada por lo sucedido-dijo que aún no comprenden la decisión del DAEM y la nula empatía del director del establecimiento, sus colegas y funcionarios del área de educación. “Yo llevo 10 años en la escuela, conozco a cada uno de los alumnos, de los padres y apoderados, y la gente del sector. Todos saben de nuestro trabajo, nuestro compromiso y lealtad. Nos hemos sentido menoscabadas y humillas”, relató.

Comentarios Facebook



Comentarios Disqus





Más Opciones