LINARES DOS (1)

La realidad que vive la capital de la cesantía de Chile

0 436

Gentileza Diario El Centro

LINARES.- La comuna de Linares, capital de la cesantía, presenta un subdesarrollo realmente llamativo pese a ser una ciudad con casi 100 mil habitantes y ser considerada como una de las zonas productivas más importantes del país.

El 13,2 por ciento de cesantía, la más alta de Chile, ha golpeado nuevamente a sus habitantes, que da la sensación cargan con esa mítica leyenda del “cura Somoza”, que habla de una larga maldición conjugando pobreza y falta de desarrollo.

La Villa de San Ambrosio, en la práctica, presenta características particulares y excepcionales que demuestran una eterna postergación. La principal razón de su pobreza y falta de expectactivas se centra en lo educacional. Todos los informes oficiales señalan que el promedio de estudios bordea el séptimo año básico. Después de años y años de postergación por fin contará con un campus universitario, cuyo impacto probablemente recién podrá ser evaluado en la próxima década.

En lo privado la urbe cuenta con un par de industrias, siendo la más importante la Iansa. La azucarera, en todo caso, ha ido perdiendo presencia con los años y su impacto económico se centra en la temporada de la remolacha. En época de temporada brillan las exportadores de arándanos, peras, manzanas y espárragos que absorben gran mano de obra.

CULTURA
La comuna, por ejemplo, no tiene cine comercial y quienes desean ver una película están obligados a viajar a la ciudad de Talca o Chillán. En cuanto al retail tampoco hay mall y lo que existe es un pequeño centro (Espacio Urbano) que colapsa cada fin de semana. En lo cultural la oferta es reducida y obedece a convenios regionales o nacionales. Pese a tener un teatro de lujo los artistas pasan de largo y jamás han contemplado un concierto u obra teatral de vanguardia. Lo mismo, los habitantes de mayores ingresos, viajan constantemente al Teatro Regional del Maule para disfrutar de distintos espectáculos. De aquellos años dorados del arte con Olmos, Jauch, Meza o Mourges solo quedan lindos recuerdos.

Las entretenciones tampoco son muchas. Por estos días el lugar de moda es “Tacubas Bar” y su discoteca ubicada en el Camino Real y que ha sido el recambio de recintos como “Años Felices”, “Tejano´s” o “Kukalon”, que brillaron en décadas pasadas. Su principal polo de atracción es “Casa Noé, Mundo Animal”, el zoológico ubicado en la localidad de San Antonio y la iglesia Catedral , que es visitada permanentemente.

En lo deportivo también la comuna sufre con el subdesarrollo. Su principal referente es el equipo de Deportes Linares, que milita en la Segunda División Profesional y que subsiste pese a sus constantes líos económicos, que reflejan la realidad local. El vóleibol es la actividad que más triunfos y honores le ha dado a la comuna. “Los rayados albirrojos” son campeones nacionales y los primos Esteban Grimalt (Linares) y Marco Grimalt (San Felipe) son sus principales estrellas. El estadio es para fútbol amateur y no hay piscina olímpica, y menos temperada.

El debate político es bastante pobre, dado que tampoco hay mayores líderes. Las voces de los parlamentarios, cores, concejales y uno que otro dirigente son los que más sobresalen. Se pensó que la camada joven con Salvador Concha, Paula Nuche o Macarena San Martín, entre otros, le inyectarían una nueva energía a política local, pero eso no ha sucedido. La Municipalidad de Linares y la Gobernación Provincial son los principales motores y allí se concentran las principales aspiraciones de la gente. A diario llegan cientos de personas golpeando las puertas de las autoridades de turno para buscar solución a sus demandas. El movimiento “Salvemos el Achibueno” y la Federación de Productores Agrícolas son los principales estamentos ciudadanos y gremiales que sobreviven en la zona. La labor de la Cámara de Comercio se ha ido dilatando con el correr de los años.
En el área de salud no hay clínicas privadas y el hospital base “Carlos Ibáñez del Campo” debe realizar enormes esfuerzos para responder a las demandas de la ciudadanía. Muchos a diario viajan a Santiago, Concepción o Talca para algún chequeo médico.

PARQUE AUTOMOTRIZ
¿Pero en la capital de la cesantía hay autos de lujo? Es una pregunta que muchos se hacen y comparten para explicar que el problema de la desocupación no es tan grave. Lo cierto es que el parque automotriz ha aumentado tal como en el resto del país. A eso hay que considerar las facilidades para adquirir un automóvil y que llega hasta las 60 cuotas.

Es la realidad de la capital nacional de la cesantía que sufre con la desesperanza y con una comunidad cada vez más longeva. El gran objetivo de los jóvenes es emigrar raudamente y desarrollarse profesional o personalmente en otras ciudades.

Comentarios Facebook



Comentarios Disqus





Más Opciones